miércoles, 9 de abril de 2008

I´m with the band! (I)

Hubo una época en la que las estrellas de rock decidieron mezclarse con los que estaban unos cuantos escalones por debajo de ellos en la escalera de la fama. De esta controvertida mezcla nacieron las groupies, chicas que vendieron su alma al diablo por estar al lado de aquellos dioses de la música que tanto veneraban. Jóvenes que encarnaron durante mucho tiempo los sueños materializados de cientos de adolescentes enloquecidas que deseaban caer en los brazos de alguna rockstar y asegurarse el futuro de por vida. Algunas, efectivamente, lo lograron.

Lori Maddox

Puede que sea una de las groupies más jóvenes de la historia ya que Lori Maddox perdió su virginidad a los 13 años junto a David y Angela Bowie, según sus propias palabras. A principios de los años 70 comenzó a despuntar cuando Jimmy Page, guitarrista de Led Zeppelín, se fijó en ella e inclusó llegó a sobornar a su manager para que literalmente “raptase” a la chica, y la trasladara a su hotel. Así comenzó una turbulenta y secreta historia de amor entre ambos, ya que por esa época Lori era menor de edad y Jimmy salía con Pamela des Barres, que consideró durante años a la jovencísima Lorie como su más feroz enemiga.

Sable Starr

La punkie Sable Starr comenzó sus andaduras como groupie a la misma edad que su amiga Lori Maddox. A los 15 años repartía su tiempo entre los Stooges (que solían teñirle el pelo púbico de verde y mandarla a nadar, ya que les gustaba el efecto visual), David Bowie y Johnny Thunders. Tras los maltratos propiciados por éste último Sable se refugió en los brazos de Keith Richards y Richard Hell y tras separarse decidió reestructurar y equilibrar su vida. Tenía 17 años.

Bebe Buell

A pesar de haber sido encumbrada como una de las más famosas groupies de la historia, ninguno de los que pasó por sus brazos se atreve a catalogarla como tal, porque todos estuvieron realmente enamorados de ella. Bebe Buell conquistó a Iggy Pop ejerciendo de enfermera fortuita, a Keith Richards aconsejándole sobre cómo afilar sus cuchillos, David Bowie lo intentó pintándole las uñas de los pies y de Mick Jagger dijo que había sido su “amante más dulce”.

Bebe nació con ambiciones de convertirse en rockstar, pero tuvo que conformarse con compartir su vida al lado de muchas de ellas: “siempre escogí estrellas de rock como novios porque me gustaba su temperamento: el nervio, la inestabilidad, la incertidumbre. Eran relaciones tan peligrosas como divertidas. Desde luego, no eran la mejor garantía de cordura o seguridad, pero era interesante poder levantarse todas las mañanas al lado de alguien así».

Su relación más duradera la vivió al lado de Todd Rundgren que ejerció como padre de su hija Liv, hasta que un día, al encontrarse a su hermana Mia en un concierto y comprobar su asombroso parecido físico, Bebe tuvo que confesar que quien verdaderamente la había engendrado había sido Steven Tyler, líder de Aerosmith. Tras una breve relación con Rod Steward Bebe conoció al que según sus palabras fue el amor de su vida: Elvis Costello. Su relación duró dos años hasta que él decidió regresar con su mujer y actualmente se niega a hablar de Bebe: Me aterroriza lo que me hace Elvis. En sus últimos discos, sigue escribiendo letras que sólo yo puedo entender, porque sabe que seguiré escuchando sus canciones. Él sabe que yo las entenderé, y también que si me pongo a hablar de ello en público la gente pensará que estoy loca. Le encanta que la gente piense que no ando bien de la cabeza. Pero él sabe la verdad, en el fondo”

El siguiente en la lista fue Stiv Bators, cantante de The Dead Boys que tan enganchado estuvo a ella que al morir dejó una nota en la que pedía a Bebe que esnifara sus cenizas. Bebe declinó la oferta, pero las guardó en una caja en forma de corazón.

Nancy Spungen

Nancy fue durante años una de esas fans enloquecidas que intentó por todos los medios meterse en la cama una rockstar. Cuando conoció a Sid Vicious supo desde el primer momento que la suya sería una historia brutal, por primera vez alguien se había fijado en aquella rubia regordeta desesperada. Sid y Nancy estuvieron juntos tres años y el final de su historia de amor es uno de los más salvajes de la historia del rock: “¿Quieres morir? Si, si quiero, mátame, lo único que quiero es morir, tú me lo prometiste. Entonces muere" y Sid clavó en el estómago de su novia la punta de su navaja suiza recién comprada. Pensó que se trataba de una herida superficial como las que él mismo solía causarse en medio de la catarsis de sus conciertos. Pero ése resultó ser el final para Nancy.

Anita Pallenberg

Anita entró en el círculo de los Rolling Stones como novia de Brian Jones, pero los desequilibrios mentales y los reincidentes malos tratos que éste la propiciaba hicieron que durante un viaje a Tánger se refugiara en los brazos de Keith Richards. Pero no fuero los únicos componentes de los Rolling con los que mantuvo relaciones, ya que es famosa la escena de sexo real con Mick Jagger en ‘Performance’ así como los encuentros con su novia Marianne Faithfull. Con Keith tuvo tres hijos, uno de ellos fallecido, y durante años cargó con la fama de realizar magia negra para lograr sus objetivos.

Marianne Faithfull

Nadie esperaba que la dulce niña, proveniente de una familia acomodada se transformara en una de las más famosas groupies de la mano de sus Satánicas Majestades. Marianne se convirtió en la novia de Mick Jagger y amante de Keith Richards casi al mismo tiempo que flirteaba con Bob Dylan o David y Angela Bowie. Las drogas fueron poco a poco mellando en su vida, incluso se vio envuelta en problemas judiciales y escándalos sexuales. Pasó de cosechar grandes éxitos con algunos de sus discos a ser rechazada por la industria y acabar viviendo en la calle, enganchada a la heroína. Marianne supo salir a flote de la vorágine de las estrellas de rock y hoy en día es uno de los iconos vivientes de esa generación

3 comentarios:

Mitsuko dijo...

Me parece un tema muy interesante aunque no comparto del todo el enfoque que has dado a Nancy Spungen ^.^
Me gusta como escribes.

Gabriel Villarroel dijo...

Llegó un poco tarde, quizá, pero fantástica galería de groupies. De todas me quedo con Marianne Faithfull, nada más su nombre rezuma dulzura. Gracias!

www.notassinpartitura.blogspot.com

Anónimo dijo...

Sin duda me quedo con Bebe Buell y Pamela.
La primera porque conseguí enamorar a quién se proponía y la segunda porque es el ejemplo claro de como una fan puede cumplir su sueño.